13ª Asamblea de la Zona de PNG (19 de agosto – 21 de 2022)

Nosotras, en Papúa Nueva Guinea, nos reunimos con alegría y entusiasmo en nuestra casa de Korobosea, Port Moresby, para nuestra 13ª Asamblea de Zona, del 19 al 21 de agosto de 2022, con el tema del 23º Capítulo General, “Reimaginando espacios para el Carisma, en sinodalidad, comprometidas con la realidad emergente”. La participación de las Hermanas fue híbrida: diez estuvieron presenciales y cuatro online, estas últimas fueron  el Equipo Provincial (Marcelina Sta. Cruz, Victoria Terenate y Jennifer Uy) y Nguyen Kim Thi, que está recién destinada a PNG pero está pasando sus vacaciones con su familia en Vietnam.

Ceremonia de apertura: Una llamada a estar juntas

La Asamblea del la Zona comenzó con la Celebración Eucarística el 18 de agosto de 2022 a las 5:00 P.M.

con la procesión de las Hermanas y las colaboradoras laicas en Korobosea. 

Cada comunidad-taller llevaba el símbolo de su experiencia vivida en el proceso de discernimiento de nuestras presencias y proyectos: Cesta Tolai (indígena) con frutas y flores de la C-T Rabaul; 

el fuego en el horno que refina el oro de C-T Butinya Home; 

y una lámpara de aceite de  C-T Bonifacia Home. 

El P. John Auram, en su homilía, nos recordó que debemos llevar nuestro traje de bodas que es nuestra identidad como SSJ, para que senos identifique y seamos recibidas en el banquete de la vida aquí en PNG. 

El significado y el dinamismo de todo el proceso de discernimiento impregnaron la celebración. En este sentido, Aurora Yolanda Pugal, la coordinadora de la Zona, abrió oficialmente la 13ª Asamblea de la Zona de PNG con el golpeo del kundu, un instrumento de percusión indígena utilizado para reunir a la gente. 

Nos planteó el reto y la invitación a tener la humildad de Bonifacia y la valentía del P. Butinya al continuar nuestro proceso de discernimiento durante estos días de la Asamblea. 

A esto le siguió un encuentro distendido durante la comida compartida. Más tarde, las Hermanas se reunieron para la Revisión del Proyecto de Discernimiento realizado en la Provincia y la Orientación sobre la Asamblea dela Zona presentado por Yolanda. Ella nos motivó a entrar en oración y silencio en preparación para la tarea del día siguiente. 

Día 1: Comenzó nuestro proceso de discernimiento como Zona. . . 

La C-T Rabaul motivó a las hermanas en la liturgia de apertura a entrar en una reflexión orante y a disponerse a escuchar la charla del P. Ramón María Luza Bautista, SJ sobre el Discernimiento Ignaciano a través de Youtube.

Se dio un tiempo amplio para la reflexión personal, que fue seguido de la puesta en común en grupos, que se llamaron Trabajo, Fe y Amor, donde se expresaron puntos o elementos significativos que pueden ayudar en el proceso de discernimiento de la Zona. En el plenario se comprobó la riqueza de la puesta en común. 

Por la tarde, cada Comunidad – Taller presentó la Descripción de su Presencia. Después de cada presentación, las Hermanas, tanto en línea como in situ, expresaron libremente sus reacciones, observaciones y puntos por aclarar. Resultó ser un momento muy enriquecedor de apreciación de cada presencia. A continuación, Yolanda presentó el resumen de la Demografía de la Presencia con una resonancia positiva de la asamblea. Tuvimos el perfil de los SSJ en las comunidades-taller y en los proyectos junto con los colaboradores laicos, la sostenibilidad, el impacto y la singularidad de nuestra presencia, etc. 

Después de una breve pausa, se informó en la asamblea de cada una de los proyectos de la C-T. Se hizo hincapié en la relevancia, eficacia, sostenibilidad e impacto de cada proyecto. Las Hermanas reconocieron cada proyecto y la forma en que estos tuvieron un impacto en sus respectivas realidades. La retroalimentación apreciativa y la retroalimentació fueron bien articuladas. 

La sesión de este día fue facilitada por C-T Butinya Home y concluyó con la oración dirigida por C-T Rabaul. Después de la cena, nos reunimos para deleitarnos con nuestras meteduras de pata en la Misión contando historias y experiencias divertidas en nuestro encuentro con la gente. Terminamos el día con un canto a María. 

Día 2: Una mirada contemplativa a la realidad de Zona: Reimaginar espacios y soñar juntas 

Comenzamos el segundo día con mucho entusiasmo con la oración dirigida por la C-T Bonifacia seguida de la recapitulación del día 1 por la  CT-Rabaul. A continuación, pasamos a la presentación del Resumen de la Demografía de los Proyectos de la Zona  por parte de Elma. Este informe reflejó muy bien los proyectos de la Zona, que fueron confirmados y asumidos por todas. 

Habiendo tenido una imagen clara de la Presencia y Proyectos de la Zona, se procedió a otro periodo de reflexión personal y oración para hacer un ejercicio de “sueño realista” para visualizar la congregación en el contexto de la Zona con las preguntas guía proporcionadas. 

Se formaron grupos de intercambio según las etapas de formación. Resultó muy interesante que el grupo más joven (José) informara primero, seguido por los de mediana edad (María) y los de sabiduría (Jesús). El consenso sobre la visualización de la Zona resultó ser el sueño de todas, ya que hubo muchos puntos en común en los grupos. Se definieron claramente los pasos que debemos dar para llegar a ese futuro deseado, fortaleciendo el Carisma y lo que debemos salvaguardar para que esos pasos sean posibles y generen vida.  

En la oración de la noche, resonó la gratitud por la sinergia en la realización de las tareas del día. Todavía tuvimos tiempo después de la cena para compartir las experiencias de nuestras colaboradoras que trabajan con nosotras en nuestros Centros de Formación de Habilidades. Los de Korobosea compartieron personalmente

mientras que las de Boroko y Rabaul tenían los suyos grabados. 

Todas se enriquecieron, se afirmaron y se alegraron de cómo apreciaron el trabajo con los SSJ y aprendieron mucho de ellas. 

 

Día 3: En la sinodalidad, caminamos y hacemos el camino juntas 

Trabajamos en el consenso de los cinco (5) Criterios de Discernimiento y las Propuestas después de la recapitulación del día 2 por la  CT Bonifacia. La lista cotejada de criterios trabajada por el Grupo Coordinador de la Zona presentada por Lucrecia fue la base de la deliberación del grupo. La participación activa, las aportaciones e intervenciones de las hermanas facilitaron el proceso de consenso. La misma experiencia se aplica al consenso sobre las Propuestas. Después de cada consenso, todas cantaron alegremente ¡Jesús está vivo con su danza! 

Terminamos las tareas de la Asamblea antes de tiempo y dedicamos las horas restantes a los asuntos/preocupaciones de la Zona. Hubo un intercambio vivificante de experiencias, ideas, opiniones y pasos sugeridos para abordar lo siguiente: La pastoral vocacional en el contexto de Papúa Nueva Guinea, especialmente las vocaciones populares, la reactivación de la formación del grupo de Laic@s Josefin@s y las realidades y desafíos en un entorno multicultural en la comunidad-taller y en el apostolado. 

Ceremonia de clausura: La llamada continúa… mientras hacemos que Nazaret esté vivo aquí en Papúa Nueva Guinea. 

Con corazones agradecidos y alegres, concluimos nuestra Asamblea de Zona con la celebración de la  Eucaristía con el P. Gregorio Bicomong, SDB, el Superior Provincial Salesiano de la Viceprovincia de PNG e Islas Salomón. 

Esta vez, la caracola fue tocada por Cecilia como una llamada a reunirse. Sí, nos reunimos una vez más alrededor de la mesa de nuestro Señor trayendo los frutos de nuestro proceso de discernimiento deZona. 

Presentamos a Dios nuestras Propuestas como nuestras oraciones de súplica y ofrecimos nuestra evaluación donde miramos hacia atrás con gratitud por nuestras experiencias vividas en la Zona estos tres días. Todo estaba cargado de significado. 

Después de la Eucaristía, Yolanda dio las gracias por una asamblea muy dinámica y fructífera y cerró la Asamblea de Zona recordando cómo María meditaba todo en su corazón y la prontitud de José para hacer la voluntad de Dios. Nos exhortó a vigorizar nuestra respuesta con audacia a las realidades emergentes, ya que la llamada de Dios continúa porque el amor de Dios no tiene fin.

De hecho, nuestra Asamblea de Zona fue un encuentro con Dios-con-nosotras, ya que mantuvimos nuestras líneas de comunicación con el Espíritu abiertas mirando hacia adentro y, al mismo tiempo, siendo extra perceptivas a las realidades externas para avanzar como Zona con humildad, coraje y celo para reimaginar espacios para nuestro Carisma en sinodalidad comprometida con la realidad emergente. 


Sus Hermanas de la Zona de PNG

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Un comentario

  1. Siempre he admirado vuestra valentía,vuestra generosidad y sobre todo vuestra disponibilidad para abrir ,cerrar e intentar vivir el carisma con fuerza,gracias hermanas un abrazo muy grande.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nuestra Revista