Asamblea Provincia Sagrada Familia (22-25 octubre, 2022)

"Reimaginar espacios para el Carisma, en sinodalidad, comprometidas con la realidad emergente"

Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado… a su pueblo. (Lc 1,68)

La Asamblea Provincial de la Provincia Sagrada Familia ha sido una experiencia de haber sido visitadas por Dios en nuestra Provincia con la presencia permanente y la guía del Espíritu Santo. Participaron 46 hermanas de manera híbrida: 37 presenciales en la Casa Provincial y 19 online desde los diferentes lugares.

El 22 de octubre tuvimos el medio día de retiro que nos dispuso para acoger las mociones del Espíritu Santo para las diferentes tareas de estos días de asamblea. La guía del retiro nos unió en la oración y la reflexión como un solo cuerpo provincial.

La Misa de Apertura de la Asamblea el 23 de octubre celebramos el 11º Año de Canonización de  Bonifacia donde Edary Joy y Giang renovaron sus Votos con alegría y gratitud. Todas estábamos tan entusiasmadas de reimaginar espacios para el Carisma con un entusiasmo marcado por la humildad teniendo como ejemplo a  Bonifacia.

En la Sala de Conferencias “san José”, Marcelina Sta. Cruz inauguró oficialmente la Asamblea Provincial. Dio la bienvenida a todas las hermanas, las que estaban presencialmente y las que estaban  en línea,  y presentó los objetivos de la Asamblea, las formas útiles de lograrlos y los procesos y tareas que los acompañan. Las Hermanas expresaron su unidad y disponibilidad para embarcarse en esta fase final del Proyecto Provincial de Discernimiento de nuestras Presencias y Proyectos.

A partir del trabajo de las comunidades-talleres llevado a las Asambleas de Zona, el fruto de estos ámbitos de discernimiento pasó por el trabajo colaborativo de los Grupos Coordinadores de Zona, las Coordinadoras de Comunidades-Talleres y el Equipo Provincial.

El proceso de reflexión personal, consenso grupal y plenario supuso escucharnos y ser sensibles a las mociones del Espíritu para llegar a los Criterios de discernimiento de nuestras presencias y proyectos seguidos de los Sueños Realistas para la Provincia para los 5 a 10 años siguientes.

La tarea se hizo más intensa el segundo día, el 24 de octubre, cuando trabajamos las Propuestas. Enriquecimos las Propuestas consensuadas con la Visualización consensuada, que también incluyó la priorización al discernir las Propuestas para Fortalecer y Crear nuestras Presencias y Proyectos.

La experiencia de discernimiento en el plenario fue realmente una experiencia de dejarse llevar por el Espíritu Santo, incluso en los momentos de confusión. Pudimos llegar a un consenso sobre las 9 propuestas discernidas. Con alegría, les dimos nuestro rotundo ¡SÍ!

Continuamos el proceso de discernimiento en la primera parte del día siguiente, 25 de octubre. Después de revisar los Pros y los Contras de las Propuestas Discernidas, se dio espacio y tiempo para el silencio para mirar hacia adentro frente a estas Propuestas. Luego se procedió a la Confirmación de la Decisión Final en su totalidad para el futuro de la Provincia. Todo esto fue en un pleno híbrido. Hubo paz y todas expresaron su apoyo y compromiso.

El Espíritu Santo siguió guiándonos hasta el último día de la asamblea. Pudimos poner en común, tras el trabajo de cada pequeño grupo, los pasos que debemos dar para realizar las propuestas y lo que debemos salvaguardar para que estos pasos sean posibles y, al mismo tiempo, generen vida.

La celebración eucarística de clausura, recogió nuestra infinita gratitud a la visita y al caminar de Dios con todas nosotras a lo largo de nuestra Asamblea Provincial. Esto lo expresamos a través de la ofrenda simbólica de cada grupo para resaltar nuestra alegría y gratitud y nuestro pleno compromiso con lo que se nos pida para la implementación de todas nuestras Decisiones para la Provincia. Antes de terminar la misa, Marcelina, hizo unas palabras de agradecimiento al P. Jay, el sacerdote que presidió la asamblea, a las hermanas que ofrecieron tareas particulares en la asamblea, a cada una de nosotras por la participación activa, y a todas las colaboradoras por todos los servicios que prestaron durante los últimos cuatro días.

Efectivamente, como Siervas de San José de la Provincia de la Sagrada Familia, estamos dispuestas a embarcarnos en este viaje con humilde oración y total entrega para reimaginar espacios para nuestro carisma, en sinodalidad, comprometidas con la realidad emergente.

El camino que tenemos por delante es aún largo pero estamos seguras de que nuestro Dios que nos ha visitado seguirá caminando con nosotras para poder alcanzar nuestro futuro deseado según su voluntad y para su mayor honor y gloria.

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nuestra Revista