Encuentro Tejiendo un Sueño

Siervas de San José Tejiendo un Sueño

El día 6 de marzo nos hemos reunido de forma online el Grupo de mediana edad: María, Laura, Elvira, Valle, Conchi, Ana, Carmen, M. Luz, Ligia, Almudena, Sonia, Susana y Poche.

Nos alegra vernos de nuevo, esta vez motivadas y amenizadas por la canción de fondo “Hoy puede ser un gran día”. Es nuestro deseo.

En esta ocasión, Carmen, Ligia y Conchi han sido las encargadas de preparar el encuentro.

Comenzamos con la oración de la mañana, haciendo memoria de un sueño. Hoy seguimos viviendo esa aventura iniciada por Bonifacia y Butinyà, y lo queremos hacer tejiendo sororidad.

Escuchamos la invitación a no temer lo nuevo, ni atarse al pasado; a mantener la esperanza en medio de la tormenta, porque cuando ésta pase, la luz nos va a encontrar.

Y estaremos ahí, siempre en camino, recreando el taller, enredadas en la vida, con las puertas abiertas…

Sabiendo que los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de las mujeres de nuestro tiempo, son los gozos y las esperanzas de la Siervas de San José.

Con la certeza de que Dios está desde siempre y para siempre.

Una vez puesto a punto el corazón, nos presentan el objetivo del encuentro: “Continuar preparándonos para afrontar la Hoja de Ruta y el momento que nos toca vivir en la Provincia como Grupo de mediana edad”.

La propuesta de trabajo para la mañana gira en torno a la reflexión de la Hoja de Ruta correspondiente a la Provincia de España.

Además, y a modo de iluminación, que ayude a la reflexión, escuchamos la segunda parte del Módulo 4 de la formación impartida desde la UISG: “Líderes para una vida consagrada en un mundo en gestación”, continuación de lo trabajado en el encuentro anterior.

“La vida cambia a través de la emergencia, no entendida como urgencia, sino como algo que surge, que brota y que es diferente. Para que surja, necesitamos sentirnos llamadas a ser tejedoras de comunión, con una tarea que es importante, elegir conscientemente quiénes queremos ser en este tiempo”. 

El Módulo 4 lleva por título: “Qué bien sé yo la fuente que mana y corre, aunque es de noche”. Y alude a cómo la experiencia de Dios transforma nuestra experiencia de liderazgo y de nuestra vida organizacional.

Concretamente la segunda parte nos plantea esta cuestión: ¿Vives o sobrevives? 

¿Vivimos la vida en la plenitud que Jesús promete en el evangelio a sus seguidores, nos promete a nosotras, o tenemos la sensación de estar simplemente sobreviviendo?

Este momento concluye con una imagen y una frase: “El éxito de una intervención depende de la condición interior de la persona que interviene”. (Bill Obrien)

 

A continuación, dejamos un tiempo para la reflexión personal en el que nos planteamos lo siguiente:

Ante la realidad de la Provincia, ante la Hoja de Ruta:

  •  ¿Qué te preocupa?
  • ¿Con qué te identificas?
  • ¿Qué rescatas?
  • ¿Qué anhelas?

Terminamos la mañana con la puesta en común de la reflexión personal en pequeños grupos.

Reemprendemos nuestro trabajo de la tarde escuchando lo compartido en los grupos. Poco a poco vamos pasando de lo particular a sentir lo que anhelamos como grupo, lo que nos preocupa y rescatamos y se va creando el sentimiento de que caminar juntas nos une y amplía la mirada; se va gestando esa llamada a construir en comunión…que escuchamos por la mañana.

A pesar de que el tiempo se alargó, decidimos escuchar la segunda parte del Módulo 5 de la formación impartida desde la UISG: “Los pobres nos enseñan a leer el evangelio”. Emili Turú parte diciendo que el título no es una estrategia, sino que nos indica la dirección y el para qué de nuestro SER. Los profetas, como líderes, son capaces de despertar al pueblo porque saben adónde van, lo que quieren y asumen el coste. “Sin visión profética el pueblo decae”. (Pr 29, 18).

Encuentro Siervas San JoséEl icono del buen samaritano se nos presenta como invitación a ser iglesia evangelizadora en salida, samaritana, pobre y para los pobres, tal y como nos dice el papa Francisco; a ver el mundo desde lo débil, desde las periferias. El vestido del resucitado, el mismo que el de la víctima, presenta a Cristo identificado con las víctimas de la historia.

“La iglesia con el poder del resucitado quiere parir un mundo nuevo, donde todos seamos hermanos, donde haya lugar para cada descartado de nuestras sociedades, donde resplandezcan la justicia y la paz” (FT, 278).

Finaliza con una sugerente frase de Christiane Singer: “La pregunta que se nos hará al final de nuestra vida será sencilla; no ¿quién fuiste? sino ¿qué dejaste pasar a través de ti?”

Concluimos este momento expresando de forma espontánea lo que queda en cada una después de una intensa jornada. La canción “Con paciencia de semilla” nos ayuda a ello.

Después de un breve descanso, tenemos un momento lúdico para ver la película “Soul”, traducido Alma. Una bella metáfora que nos invita al reposo, a la contemplación y al agradecimiento por experimentar una vez más que caminar unidas abre espacios de encuentro y comunión.

 

Conchi H, Ligia V, Carmen S.

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Nuestra Revista