Huellas de Isabel Méndez

El Movimiento Isabel Méndez, presente en el colegio Sagrada Familia de Puerto Aysén, Chile, acompañados por los profesores Rodrigo Díaz y Daniela Mayorga, trabaja hace 6 años con grupos de niño/as y adolescentes, que reunidos cada semana, buscan hacer vida los valores propuestos por la religiosa. Énfasis especial tiene la vida misionera del grupo, atendiendo a personas que se encuentran en lugares lejanos, así como a personas que se ubican al margen de la sociedad, niños en situación de vulneración, ancianos/as abandonados/as, entre otros.
Este año 2020, con motivo de la pandemia que vivimos como humanidad, los/as integrantes del Movimiento Isabel Méndez del colegio Sagrada Familia de Puerto Aysén, SE DEDICARON A REFLEXIONAR como enfrentar LO QUE ESTA PASANDO EN EL MUNDO DESDE LA MIRADA DE LA RELIGIOSA SIERVA DE SAN JOSE Isabel Méndez, descubriendo que ellos/as pueden imitar lo vivido por Isabel desde su actitud Misionera mientras enfrentaba su enfermedad, entendiendo que desde la alegría y la Esperanza en Dios pueden colaborar en la creación de la Civilización del Amor. Esta motivación hizo que ellos/as se atrevieran hacer un video desde sus casas para alentar a todos/as a descubrir como Isabel Méndez, que la Pandemia se debe mirar con una sonrisa confiando en Dios como modelo de vida. Rodrigo Díaz, Puerto Aysén. Septiembre 2020 A continuación compartimos el video realizado por los/as jóvenes.

 

 

 

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Un comentario

  1. Enhorabuena al Movimiento Isabel Méndez del Colegio Sagrada Familia de Puerto Aysén en Chile, y a los profesores Rodrigo Díaz y Daniela Mayorga, que trabajan hace 6 años con grupos de niño/as y adolescentes, que reunidos cada semana, buscan hacer vida los valores propuestos por Isabel Méndez y cómo quieren vivir este tiempo de pandemia, ayudando a los necesitados y despertando una sonrisa y esperanza. Isabel Méndez, Apóstol de la sonrisa, misionera de la alegría y esperanza aún en medio de la enfermedad y el sufrimiento. No podemos quedarnos de brazos cruzados, los demás nos necesitan. Gracias por esos bonitos testimonios. Ánimo y a seguir viviendo los valores que vivió Isabel Méndez, que ella os bendiga especialmente y os ayude, Rosario Hernández, Sierva de san José

Los comentarios están cerrados.

Nuestra Revista