Pasando el testigo

 

 

 

Era de esperar. Resultaba lógico que, después de 13 años de relación y amistad entre los familiares biológicos de santa Bonifacia y las Siervas de san José, sus herederas carismáticas, después de los encuentros entrañables vividos, casi uno por año, nos planteásemos el futuro de nuestra relación. Porque no queremos que se enfríe o se pierda, pues nos hace mucho bien a las dos partes y queremos que los que vengan detrás puedan seguir disfrutándola. 

 

 

 

Nos fue fácil ponernos de acuerdo: se trata de que la generación que nos sigue continúen estos contactos que nos han llevado a nosotros a conocernos y querernos, a conocer y a querer a María Natalia de Castro, madre de Bonifacia, prima carnal de Juana de Castro, bisabuela de los Picón de Castro, y a Bonifacia, más cercana a Juana en edad. Nos preguntamos si para ello convendría institucionalizar los encuentros, pero depende de lo que ellos quieran. 

 

De todos modos el proyecto conviene que sea conocido y alentado por el equipo general de la Congregación. La acogida fue muy buena. Y comenzamos a planear cómo pasar a la generación joven el testigo.

Convocamos como siempre a los familiares y Siervas de san José a un encuentro. Esta vez con una invitación especial a la gente joven. Lo tuvimos el pasado 16 de noviembre en Madrid, en el centro deportivo Santiago Apóstol, remodelado recientemente y con instalaciones muy adecuadas a lo que pretendíamos.

Acudimos 36 familiares, 28 Siervas de san José y 8 niños. Teníamos la llegada sobre la 1 y la comida a las 2.
Antes de comer Paloma Dégano, portavoz de la familia nos dirigió unas palabras de bienvenida recordándonos el objetivo del encuentro. La comida transcurrió en un clima alegre, ameno y agradable. Los que eligieron el menú acertaron plenamente.
Hacia las 4 comenzaron las comunicaciones. La primera fue una sencilla narración de lo vivido desde que nos hemos conocido hasta hoy. Siguió una acogida a la nueva generación de la familia Picón de Castro. Para que vayan conociendo a las Siervas de san José se proyectó un powerpoint que recoge lo más destacado de nuestra historia. A continuación dos miembros de nuestra ONG presentaron el “Taller de Solidaridad” y el proyecto “Estrena conciencia”. Brevemente se nos comunicó que la familia Picón tiene la intención de subvencionar una beca de estudios en el Congo. Las palabras de agradecimiento de la coordinadora general de las Siervas de san José, Lillian Ocenar, cálidas y acogedoras, cerraron las exposiciones.
Eran las siete de la tarde. El buen tiempo nos acompañó, a pesar del frío anunciado. Nos sentíamos familia. Somos familia. Queremos conservar como un tesoro la amistad que entre nosotros ha brotado convocados por la “pariente santa” de la familia Picón de Castro y madre y fundadora de las Siervas de san José.

 

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nuestra Revista